Superposición del sitio

¿Quienes somos?

Juventud para Cristo ha tenido una historia distintiva como movimiento de evangelización entre jóvenes en todo el mundo. A principios de los años cuarenta, diferentes pastores y evangelistas empezaron a organizar grandes concentraciones de jóvenes en Canadá, Inglaterra y Estados Unidos. Extendiéndose a docenas de ciudades después del final de la Segunda Guerra Mundial, Juventud para Cristo (JPC) se organizó rápidamente para proveer liderazgo y estrategia, además de conferenciantes y músicos para las distintas localidades.

JPC dio esperanza a una generación de jóvenes marcada por la postguerra y pronto pasó a ser un movimiento mundial.

Billy Graham se convirtió en el primer miembro a todo tiempo del personal del nuevo movimiento, y fue uno de sus impulsores decisivos.

En 1948, una conferencia de este nuevo movimiento en Beatenburg, Suiza, sirvió como inspiración para su extensión a varios países de Europa. Un joven pastor llamado Samuel Vila asistió a la conferencia e invitó a algunos delegados a visitar España para compartir su visión. Al cabo de unas semanas, un comité directivo había sido formado en España, y sus miembros habían empezado a organizar algunas reuniones evangelísticas desde antes de la Guerra civil. La respuesta fue enorme.

Algunas secciones del informe para el VII aniversario de Juventud para Cristo dan algunos detalles:

«Cuando se celebraron los cultos en una sola capilla… se formó tal aglomeración que… tuvieron que ir anunciando el culto anexo que habíamos improvisado en otra capilla.

La campaña se inauguró el día 2 de octubre en la iglesia de Teruel en Barcelona. La asistencia se calculó en unas 1.000 personas, muchas más de la capacidad del local. Tuvo que habilitarse una Iglesia de Travesía San Antonio, donde se congregaron otras 150 personas. Mucha gente se vio imposibilitada para entrar…»

Juan Gili, uno de los primeros colaboradores, aportó liderazgo durante la mayoría de sus primeros 20 años. El principal modelo de ministerio utilizado fue la campaña evangelística. Una de las más grandes campañas se hizo en el teatro Gran Price de Barcelona en 1969, con una asistencia de más de 8.000 personas.

Un momento complicado aconteció en 1969. Gili había dimitido el año anterior para fundar otra organización evangelística y se había aprobado la primera ley de libertad religiosa. Esta ley provocó un debate tremendo sobre si las iglesias deberían registrarse con el gobierno o no. Desafortunadamente, el debate llegó a ser causa de división y la unidad interdenominacional que había dado un gran impulso a Juventud para Cristo sufrió como resultado. Al mismo tiempo, otros cambios estaban sucediendo en la cultura juvenil, los cuales harían necesario el desarrollo de nuevas estrategias en el ministerio.

Cuando un joven misionero inglés, Eduardo Bracier, fue nombrado director en 1971, el ministerio casi había llegado a pararse, aunque se estaban considerado ideas para nuevos proyectos. Empezando a mitad de los 70, bajo la dirección innovadora de Fernando Campillo, Juventud para Cristo empezó clubes y campamentos evangelísticos con adolescentes, ministerios de música y teatro, una editorial, programas de radio e incluso campañas evangelísticas con un autobús inglés de dos pisos.

A principios de los años 80 existía una auténtica necesidad de consolidar el ministerio y de encontrar una fuente más estable para apoyar a los obreros que dedicaban su tiempo de una forma más completa a la obra. Después de la dimisión, por razones personales, de Eduardo y Fernando y tras un periodo de transición, la pareja misionera Marcos y Estefanía Dodrill, juntamente con el nuevo director, José Burguillo, empezaron a trabajar para conseguir estas metas y para ampliar varias áreas del ministerio. Una de las mayores innovaciones bajo el liderazgo de José Burguillo fueron los viajes de ayuda humanitaria que se organizaron a Rumania y a Brasil bajo el nombre de Proyecto Servicio. En 1992, José dejó Juventud para Cristo para formar una organización dedicada exclusivamente a este ministerio social, y Marcos Dodrill fue nombrado como el nuevo director.

El perfil actual del ministerio enfatiza la producción de publicaciones, la formación de líderes y la organización de actividades para apoyar los programas de las iglesias locales. Este acercamiento ha permitido a Juventud para Cristo en España ir más allá de un ministerio local para tener un impacto en toda España y en todas partes del mundo castellano-parlante.

El libro «Juventud para Cristo: una memoria histórica ilustrada», provee más detalles y testimonios personales de los primeros cincuenta años de esta organización en España. Es de interés para todos aquellos que quieren profundizar en la historia de la evangelización de la iglesia evangélica en este país.

NUESTRA MISIÓN

Dar a cada joven la oportunidad de conocer a Dios a través de Jesucristo.

NUESTRA ESTRATEGIA

Apoyar y movilizar a la iglesia local para el ministerio juvenil.

NUESTROS MÉTODOS

Formación de líderes
Publicación de materiales
Ministerio directo con jóvenes
Obra misionera

JPC busca alcanzar a los jóvenes en todas partes, trabajando con la iglesia local y otras organizaciones afines para formar seguidores de Jesús que lideren con vidas santas, devoción a la oración, pasión por compartir el amor de Cristo y que estén comprometidos con la participación social.

 

Todo movimiento necesita ciertas declaraciones posicionales que indiquen claramente hacia dónde se dirige:

 

Se denomina “enfoque estratégico” la táctica empleada por una organización para mantenerse fiel a su misión y visión. En JPCI sabemos que solos no podemos llegar a “los jóvenes en todas partes”, y que necesitamos trabajar “con la iglesia local y otras organizaciones afines”. Para ser francos, sería arrogante e ignorante de nuestra parte pensar que podemos solos con esta tarea astronómica. Esta tarea es “del tamaño de Dios” y requiere de la participación de un gran número de sus hijos.

Notarás que nuestro enfoque estratégico no se concentra en las experiencias de conversión, sino en “los seguidores de Jesús”. Jesús les dijo a sus primeros seguidores “vayan y hagan discípulos”. No dijo “vayan y hagan conversos”. Esto es porque, cuando una persona es seguidora, siente la necesidad de compartir a Jesús con otros. Se apasiona por el amor de Cristo.

Cuando vemos el mundo que nos rodea a través del amor de Cristo, se nos hace imposible quedarnos de brazos cruzados sabiendo que hay tantas personas oprimidas. Este amor nos impulsa a participar en la sociedad. Jesús participaba en el mundo que le rodeaba y no espera menos de nosotros. Después de todo, somos la extensión de sus brazos. Nuestro trabajo es descubrir constantemente dónde y cómo desea Jesús que actuemos.

En lo que se refiere al estilo de vida, el mundo tiene muchos patrones. Deseamos ayudar a la juventud a entender la importancia de vivir una “vida santa”. Como cristianos, todo el mundo nos observa. A los jóvenes les interesa ver cómo respondemos frente a las situaciones de la vida cotidiana. San Francisco de Asís dijo: “Vayan y prediquen el Evangelio a todas las naciones y, si lo necesitan, usen palabras”. Esta declaración nos debería ayudar a comprender la importancia de vivir una “vida santa”.

Es natural sentirse algo abrumado después de haber leído las afirmaciones anteriores. Es imposible ser fiel a estos principios a menos que exista una vida de oración. Debemos dedicarnos a orar. Es así como nos comunicamos con nuestro amoroso Padre celestial. Por otra parte, él se comunica con nosotros a través de diversas formas: la Biblia, su Palabra; las conversaciones con otros creyentes, e incluso, no creyentes; la naturaleza y los mensajes de sus ministros. Cuanto más tiempo pasemos con nuestro Padre en oración, mejor podremos distinguir su voz. Es así como nos volvemos más como él es.

Queremos que nos conozcas…

Además de conocernos como organización, nos gustaría mostrarte también las personas que conformamos Juventud para Cristo, desde el director hasta los colaboradores. Los que convivimos en JPC somos, al fin y al cabo, la esencia del proyecto.

Nos presentamos

Marcos Dodrill. Director Nacional

Licenciado en Fuller Theological Seminary. Master en Divinity. Doctorado en Ciencias de la Educación en Trinity International University en Deerfield, Illinois. En 1982 llega a España para trabajar con Juventud para Cristo. En 1992 fue nombrado Director Nacional de JPC en este país. Ha viajado y trabajado en distintos países de Europa y América Latina. Actualmente es profesor de Educación Cristiana y Pastoral de jóvenes en el Instituto Bíblico y Seminario Teológico de España. Está casado con Estefanía Gutiérrez y tienen tres hijos.

Estefanía Dodrill

Licenciada en Teología en Fuller Theological Seminary. Ha trabajado en Juventud para Cristo en diferentes ministerios desde 1982. Actualmente se encarga de proyectos especiales y relaciones públicas en el extranjero, además de apoyar como monitora en los campamentos.

Juntamente con su marido, Marcos, tienen tres hijos, cada uno nacido en un continente diferente: Cristina (1989, Fort Smith, Arkansas); Alex (1990, Santa Fe de Bogotá, Colombia) y Jennifer (1993, Barcelona, España) y desde 2009 una nieta, Elisa.

Xavi Morón

Licenciado en Física teórica y con muchos años de experiencia como profesor de secundaria, Xavi conoce muy bien el mundo de los adolescentes. Máster en dirección de centros escolares y titulado en Coach. Trabaja como profesor en nuestro seminario bíblico Didaktikos.

Joel Tiscar

Licenciado en Psicología y con un Máster en Psicología Clínica y de la Salud, Joel ha sido también líder de jóvenes. Actualmente asiste la Església Evangèlica de Trèvol. Trabaja en Juventud para Cristo desde hace más de dos años y es el responsable del ministerio con Preadolescentes.

Alicia Martín

Graduada en Magisterio, diplomada en Educación Social y diplomada en Teología por CSTAD. Se ocupa de la Administración, de l’Escola Evangèlica d’Educadors en el lleure y colabora en diferentes ministerios en JPC.

Pedro Tarazona & Karla Palomeque

Graduados en Teología en IBSTE. Pedro y Karla se conocieron en Alicante donde adquirieron una amplia experiencia en el liderazgo juvenil. Pedro es Diplomado en ciencias empresariales y esta comprometido con la excelencia en la gestión de proyectos y dirección de equipos ministeriales, Karla por su parte tiene una gran capacidad para la enseñanza bíblica-teológica. Por lo que Pedro estará en el equipo de liderazgo de Friday Adolescentes, F-Jove, Didaktikos y varias otras áreas mientras que Karla centrará sus esfuerzos en Didaktikos y F-Jove.

Samuel Puga y Loida Roca

Samuel y Loida son desde España, los coordinadores de  los viajes de Juventud Para Cristo a Bulgaria. Casados en 2013, Samuel es graduado en Traducción e interpretación de lenguas Arábicas, y Loida, graduada en Bellas Artes. Juntos se encargan de preparar los viajes, coordinar voluntarios, actividades, etc.
Los dos apoyan el ministerio en JPC como monitores de preadolescentes los viernes y en campamentos, y también colaboran de manera activa en retiros de adultos.

Rubén Lafuente y Rebeca

Después de varios años de estudios teológicos y la experiencia de obra pionera en varios países, Rubén Lafuente se unió al equipo de JPC en 2008. Desde entonces ha formado un equipo de ministerio que se dedica a plantar iglesias, formar a líderes, realizar campamentos y trabajo con niños. Se casó en 2012 con Rebeca y juntos han abierto el centro de JPC Bulgaria. Tienen una preciosa niña, Lucia, quien nació el 5 de enero 2014.

Isaac Stough

Isaac nació en Wheaton Illinois en 1992. Tiene un master en T.E.S.O.L (Teaching English to Speakers of Other Languages – enseñando inglés a parlantes de otros idiomas) y en antropología. Su licenciatura fue en Educación, específicamente en cómo educar a una persona en mente, corazón, cuerpo y espíritu, cómo educar a la persona completa. En Estados Unidos no trabajaba en ningún sitio, sino que hacía su máster y prácticas enseñando inglés a refugiados de 7 países distintos. En JPC enseña la mayoría de clases de inglés y les da herramientas a los otros profesores de inglés. También ayuda como monitor con los preadolescentes y en los campamentos. Además le gustaría enseñar la biblia cuando mejore su español.

Jennifer Dodrill

Jennifer nació en Barcelona en 1993. Tiene una licenciatura en Comunicaciones con una concentración especial en teatro y en relaciones interpersonales. Después de graduarse, trabajó en dos compañias distintas antes de venir a Barcelona y trabajar en JPC. La primera compañia se llamaba Movetech, una compañia enprendedora que intenta traer las nuevas tecnologias al mundo de la mudanza en Estados Unidos. Allí ayudaba en el departamento de marketing y ventas y luego se fue a Epsilon, una compañia de tecnología y marketing internacional en Chicago. En JPC está desarrollando un programa de teatro, lleva la dirección y marketing de la academia de inglés, es monitora con los pres, discipula a jóvenes y trabaja en el equipo de expansión.

Daniel Zoppetti

CONTRACTACIÓ EN PRÀCTIQUES DE JOVES BENEFICIARIS DEL PROGRAMA DE GARANTIA JUVENIL DE CATALUNYA 2018

Juventud para Cristo és beneficiari de la Contractació en pràctiques de joves beneficiaris del programa de Garantia Juvenil a Catal contracte de treball efectuat d’acord amb les condicions establertes en l’ordre TSF/213/2016, d’1 d’agost, cofinançat per launya cofinançat per la Iniciativa d’Ocupació Juvenil i el Fons Social Europeu 2014-2020.
S’ha efectuat un Iniciativa d’Ocupació Juvenil i el Fons Social Europeu.
Fent així possible que joves amb formació puguin millorar la seva ocupabilitat amb l’enriquiment d’una feina a jornada completa durant sis mesos, adquirint les aptituds i competències provinents de la pràctica laboral, millorant així, la seva incorporació al mercat laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 1 =